De un modo casi desapercibido por la mayoría de los arquitectos y planificadores, el sistema de los paneles sándwich se pudo desarrollar durante más de 50 años, hasta convertirse en un método constructivo especialmente económico, que en la actualidad responde a las más altas exigencias proyectuales.

Durante los primeros 25 años de este sistema constructivo – disparado al terminar la 2ª guerra mundial por la demanda de cámaras de frío y congelados para desarrollo mundial de cadenas de frío- su concreción estaba marcada por la construcción de edificios y naves que en gran medida respondían a criterios económicos y de utilidad, así como de un funcionalismo determinado por la física aplicada a la construcción.

Luego la construcción con paneles sándwich avanzó en los últimos 25 años hacia un sistema constructivo, que también permite una arquitectura de alta exigencia para diferentes tipos de edificios.

Hubo cuatro razones para este desarrollo favorable. Primero, debido a los impetuosos desarrollos técnicos, se pudieron establecer métodos constructivos y tipologías estructurales modernos. Segundo, la crisis energética y el incremento de los precios de la energía favorecieron la construcción con paneles sándwich. Tercero, en Europa aumentó el número de arquitectos y usuarios finales, que detectaron las ventajas del sistema constructivo de los paneles sándwich. Cuarto, los principales productores europeos de paneles sándwich mejoraron continuamente la variedad de los sistemas disponibles, su calidad y la terminación de los mismos, adaptándolos a la demanda del mercado. Al mismo tiempo, los principales productores de paneles sándwich tuvieron en cuenta el hoy tan importante principio del sistema constructivo integral, realizando los desarrollos correspondientes.

Las exigentes demandas de individualidad, equipamientos y calidad constructiva encarecieron especialmente a los sistemas constructivos tradicionales, condenando frecuente mente en la construcción de viviendas, el “sueño del techo propio” al fracaso. En principio, ello refleja la problemática de toda la industria de la construcción, que hace decenios que está sometida a una permanente presión del los costos. No parece haber salida para este problema en Europa, de liberar de sus tasas de encarecimiento, a la aún fuertemente preferida construcción tradicional.

El método constructivo con paneles sándwich ofrece una interesante solución para esta problemática. Aunque representa frente a la construcción tradicional una tecnología relativamente joven, cuenta, sin embargo, con más de 50 años de experiencia y se ha consagrado como una técnica constructiva eficaz. Que los paneles sándwich tengan una cantidad de propiedades ventajosas, no debería ser una novedad para mucos arquitectos. Los revestimientos metálicos y el núcleo de espuma rígida de poliuretano disponen, juntos, de una combinación ideal de propiedades mecánicas  físicas, no presentando problemas para su montaje. Sin embargo, para muchos arquitectos, que no han utilizado hasta ahora el método constructivo, ni han seguido de cerca su desarrollo, probablemente sea una novedad, que debido a los continuos avances en el perfilado, los medios de fijación así como su diseño, las posibilidades y técnicas de aplicación han sido perfeccionados de tal manera, que hoy representan prácticamente una generación completamente nueva de elementos constructivos.

Este desarrollo hacia una calidad orientada al diseño ofrece al arquitecto la posibilidad de relacionarse con el método constructivo moderno con paneles. Porque estos eficientes sistemas constructivos de la nueva generación ofrecen una alternativa sería a los sistemas tradicionales de menor flexibilidad. A ello se suma, y ello es importante en vista de los incrementos de costos operativos y de construcción, una excelente relación costo/beneficio, en el sentido de una rápida amortización y plazos de ejecución considerablemente más cortos.

Fuente: Métodos Constructivos con Paneles Sandwich- Rolf Koschade